Ser feliz por obligación

Tenemos derecho a sentirnos tristes